Operación Cóndor 2: la restauración conservadora en Nuestra América

Publicado en Publicado en Análisis, Hormiguero
plan-condor-2
Imagen obtenida de: https://latuffcartoons.wordpress.com/

Primeramente #FueraTemer.

Pareció un viaje en el tiempo cuando el pasado 31 de agosto, de Golpe más de 200 millones de brasileñxs pasaron a vivir bajo una dictadura. El circo del golpe parlamentario con que fue destituida la presidenta Dilma recuerda al golpe militar en Brasil de 1964, que inauguró en aquel entonces una serie de dictaduras férreas en toda América del Sur. Ello incluyó la “limpieza política”, persecución y asesinato de miles de luchadores y luchadoras sociales y lanzó millones de personas al exilio,  proyecto que fue bautizado como “Operación Cóndor”. La semejanza entre la situación de latinoamérica hoy y la de aquella época fue mencionada incluso en la cumbre de MercoSur, donde se denunció que EE.UU. está preparando una segunda Operación Cóndor

El golpe en el país más grande y poderoso de Nuestra América inclina la balanza a la derecha, que envalentonada se dirige a continuar la restauración del proyecto imperialista que se había truncado hace 15 años. Tal restauración se encuentra con muchos problemas para realizarse pacífica y legalmente en varios lugares, por lo que ya trabajan una nueva persecución continental contra los movimientos populares. El arsenal de acciones de esta operación es variado: van desde acciones de inteligencia, sobornos, financiación de la oposición violenta, cooperación con agentes locales para asesinar líderes, o aislamiento político a los gobiernos más progresistas. El imperio ahora fija la mira en Venezuela.

Las elecciones en EU nada alteran, gane Hillary o Trump, hay coincidencias en su política exterior hacia América Latina: ambos han anunciado una feroz deportación de migrantes, si bien con diferencias de estilo (con muro o sin muro) y continuar con el injerencismo. Así lo demuestran los correos revelados por Wikileaks sobre la participación directa de Hillary Clinton en la reforma energética de Peña Nieto, orquestando el boicot político contra Venezuela, o la asesoría a la oposición brasileña. Por su parte, Trump mencionaba sin rubor alguno que la actividad de las agencias gringas de inteligencia ha aumentado en nuestro país y centroamérica, y que planean aumentar más.

Batalla de las ideas

En lo ideológico uno de los tantos proyectos intervencionistas es la llamada “Operación Génesis” (en el que ahondaremos en otra ocasión), que pretende infiltrarse en el movimiento estudiantil universitario de toda latinoamérica para crearle una base de intelectuales y un respaldo popular al proyecto imperialista, como sucede con el “Movimento Brasil Livre” (MBL), que jugó un papel importante en el golpe de estado. Pero aquí y allá en el sur, los pueblos luchan contra diferentes proyectos que pretenden disciplinar al magisterio crítico e imponer una educación burguesa y patriarcal: en Brasil contra el proyecto “Escola Sem Partido”, en México contra la reforma educativa, y en Chile, Puerto Rico, Colombia, la lucha por educación universitaria.

Peligra la integración latinoamericana

Con este golpe, a nivel continental se tambalea aún más los proyectos de integración latinoamericana y de potencias emergentes. En MercoSur se verá apuntalada la postura del presidente Macri de expulsar a Venezuela de este organismo. A nivel internacional se espera que Brasil se retire del bloque de los BRICS para abrir más zonas de influencia a los capitales estadounidenses.

Por su lado, se fortalecen las posturas de nuestra región en la “Alianza Pacífico”,  y a otra escala, llevarlas hacia el Acuerdo Trans-Pacífico (TPP por sus siglas en inglés) que pretende crear un “un traspatio extendido”, un área de influencia bajo control yanqui junto con media docena de países asiáticos.

De la cooperación a la economía de Guerra

Pero el golpista Michel Temer recibe Brasil en medio de una recesión que ya va para su cuarto año, situación que comparte con casi todos los países de la región. Ojo, porque la manera que sugirió Bush a Néstor Kirchner en 2003 para superar la crisis económica y volver a hacer crecer la economía, era hacer la guerra con sus países hermanos. No tendrán reparo en convertir nuestra región en otro Medio oriente, y por eso mientras arriba los representantes caen, nosotrxs tenemos que llevar bien alta la consigna de la integración de las luchas de nuestros pueblos, preparándonos para construir la siguiente ola.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter