Las Zonas Económicas Especiales, el pacto redoblado y la resistencia magisterial-popular

Publicado en Publicado en Sin categoría

La reforma educativa es una transformación integral: política, laboral, cultural y educativa. Es el esfuerzo más acabado por terminar con la educación pública, con los derechos laborales y con las bases culturales con las que se fundamenta el pacto social. Para consumarse se requiere enfrentar al movimiento magisterial que se aglutina en torno a la CNTE, movimiento que agrupa entre 300,000 y un millón de trabajadores en distintas coyunturas, el cual ha participado desde su fundación en 1979 en las luchas más importantes del país y que concentra su fuerza en Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán. El territorio que comprende esta región se ha caracterizado desde los años 70s por los elevados niveles de violencia ejercida por el Estado y la implementación de tácticas de guerra yanqui contra la población en general.

Hace unos días Luis Videgaray expresó “Hay dos Méxicos: uno dinámico, que compite en el mundo con industrias crecientes, y un sur del país que se ha venido rezagando y quedando atrás”1. Resulta que en ese México del sur, el del supuesto rezago, están por implementarse una serie de proyectos de inversión extranjera con previas reformas constitucionales y legales necesarias que son, más que otra cosa, la cesión de grandes zonas del territorio nacional a las empresas trasnacionales, en las que el Estado concentrará sus funciones es ser el garante de uno de los intentos más avanzados del capital trasnacional hegemónico por salir de su crisis. Para esto necesitará enfrentar todo tipo de resistencias y alternativas en un escenario de estancamiento y posible crisis económica a nivel mundial y en lo nacional, con una economía con graves problemas.

En este contexto se inserta la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (ZEE), proyecto del Ejecutivo federal que pretende aumentar “el potencial productivo y logístico de las áreas pobres en el país, por medio de incentivos económicos, medidas de simplificación regulatoria, provisión de infraestructura competitiva con objeto de crear empleos desde la perspectiva de la inversión privada.” El peso decisivo en esta iniciativa lo tendrá SHCP, es decir el Ejecutivo federal. La propuesta presidencial considera a las ZEE como áreas prioritarias del desarrollo nacional. Su construcción, desarrollo, administración y mantenimiento correrá a cargo del sector privado o, en su caso, por el sector público en aquellos bienes inmuebles de propiedad privada o del dominio público de la Federación. No intervendrán las entidades (es un golpe a la estructura federal).

El comisionado del senado es René Juárez Cisneros, ex gobernador de Guerrero dice que «La presente iniciativa de Ley califica a la construcción mantenimiento, ampliación y desarrollo de la Zona, como causas de utilidad pública, lo cual tiene efectos para la eventual aplicación de las medidas previstas en la Ley de Expropiación, cuando así se requiere para promover bienes o servicios para tales actividades».

La ZEE prioritarias son las tres siguientes:

1. Corredor Industrial Inter-Océanico en el Istmo de Tehuantepec que conectará al Océano Pacífico con el Golfo de México. En esta zona se promoverá la creación de un gasoducto transoceánico de Coatzacoalcos, en Veracruz, a Salina Cruz, en Oaxaca. Se promoverá también la rehabilitación del ferrocarril del Istmo, un trazo que, históricamente, ha sido muy valioso en el desarrollo productivo de esta región del país. Para apoyar esta conectividad también se impulsará la carretera transístmica.  El proyecto llamado Cinturón Transoceánico se anunció en agosto del 2015 y consiste «en la construcción de dos gasoductos en la región del Istmo de Tehuantepec, para transportar gas LP de Pajaritos, Veracruz, y gas natural de Chinameca, Veracruz, hasta Salina Cruz».

2. El Puerto Lázaro Cárdenas y municipios colindantes. Se emprenderán diversas obras de infraestructura, equipamiento y modernización de Puerto Lázaro Cárdenas en Michoacán. Los municipios colindantes de la Costa Grande de Guerrero también serán “beneficiados con la ampliación e inversión que se proyectan en Lázaro Cárdenas”.

3. Puerto Chiapas: Su importancia radica en que detonaría el desarrollo en la zona fronteriza del estado de Chiapas. Se impulsará el gasoducto Salina Cruz-Puerto Chiapas-Guatemala con lo que Puerto Chiapas acompañaría el impulso generado por el corredor transístmico.

zee_sintesis

Los artículos que conforman la reforma establecen que en las ZEE se implementará una política de libre comercio y competencia, se contarán con tribunales autónomos e independientes, un régimen fiscal autónomo, excenciones y reducciones fiscales en IVA e ISR, reducción de restricciones en aduanas y políticas salariales laxas. También se señala que en las ZEE se tiene como objetivo desarrollar actividades específicas como Centros Logísticos Internacionales, Centros de Población Sustentables, Zonas Especiales de Inversión, Zonas Turísiticas Especiales, Zonas Mineras Sociales y Centros Financieros Internacionales.

Las ZEE afectarán principalmente a Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Guerrero y Michoacán (véase el mapa). Regiones donde hoy está presente el conflicto magisterial y donde la oligarquía ha impuesto gobernantes o secretarios (Castillo en Michoacán, Ortega en Guerrero y el secretario de educación en Oaxaca).

Aparte de la evaluación educativa, recientemente se reformó el Artículo 29 de la Constitución que establece las condiciones en las que el Estado puede decretar la suspensión o restricción de garantías en caso de una “amenaza excepcional a la paz pública”. Otras reformas mayores por venir, anunciadas por José Murat, uno de los máximos artifices del desmantelamiento nacional en curso, son: “(…) las reformas financiera, fiscal, electoral, penal y energética con sus puntos de controversia, entre otras, debe seguir ahora la reforma de justicia, seguridad pública y sistema penitenciario, para consolidar el estado de derecho, el imperio de la ley (…) Igualmente, las reformas del Estado, la política del Distrito Federal, la del campo, la indígena, la del salario mínimo, la de desarrollo regional, la minera, la del cambio climático y el desarrollo sustentable (…).2

Lo que se avecina con estas leyes es la balcanización redoblada de México. Los más importantes centros del conflicto ocurrirán en las regiones en las que se impulsarán las ZEE (Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán), mas los lugares en los que se instalarán las petroleras extranjeras (las entidades previas más Puebla, Tamaulipas, San Luis Potosí, Veracruz y Tabasco) y en los estados del norte en que se implementarán las nuevas leyes mineras. Se trata de un escenario de guerra permanente justo en el corredor de las resistencias que mencionamos al inicio y donde las batallas magisteriales concentran la fuerza de su resistencia.

Se aproxima una batalla difícil, en la que la lucha por la presidencia es la lucha por la ejecución del plan fragmentador del país contra una posible opción de cambio aún muy marginal. En este escenario tenemos que definir la estrategia política precisa. En este momento en que sólo la Constituyente Ciudadana-Popular está planteando, por fuera del régimen, una propuesta alternativa. Tenemos que pelear en el ojo del huracán.

1 http://www.jornada.unam.mx/2015/11/28/economia/029n1eco

2 http://www.jornada.unam.mx/2015/10/05/opinion/012a1pol

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter