La lucha por la Diversidad sexual: importancia y desafíos

Publicado en Publicado en Sin categoría

17 de Mayo es día internacional contra la homofobia porque es el día que la OMS reconoció que la diversidad no es una enfermedad.

De eso hace 27 años, y sin embargo en nuestro país campea la homo-trans-bifobia, siendo el segundo pais con mas asesinatos de homosexules o trans. La lucha por la diversidad sexual es hermana siamesa de las luchas feministas contra el patriarcado y por tanto de las luchas anticapitalistas. Es importante para las organizaciones populares conocerla y asumirla, saber su historia y su aporte para la crítica del Estado y la familia y lucha general.

 

 

1. Diversidad sexualidad y capitalismo- patriarcal.

Poco se debate la sexualidad en la sociedad y en las organizaciones populares, y se habla aún menos sobre diversidad sexual. Muchos prejuicios y malentendidos llenan el sentido común, por lo que debemos ser capaces de explicar una serie de mitos en los diferentes espacios donde trabajemos.

Una persona NO elige su orientación sexual, por lo que no hablamos de “preferencias” sexuales, ni “homosexual-ismo”, como si fuera una doctrina. Nadie se “vuelve” homosexual y nadie vuelve homosexual a nadie.  Ha habido diversidad sexual en todos los grupos humanos, de todos los tiempos y lugares, dentro de todas las clases sociales e incluso desde Aristóteles, esto se ha observado en otras 1500 especies de animales.

 

 

Sin embargo, la sexualidad sí está socialmente determinada. La sexualidad es una experiencia concreta, es una síntesis de deseos y represiones, de naturaleza e historia personales, y de historia y naturaleza colectivas; expresados en un conjunto de comportamientos políticos, sociales y biológicos que no se reducen al coito. Uno expresa su sexualidad al vestir, al hablar, al trabajar …  y en la cama.

 

Sexo, etimológicamente viene del latín “sexus”, que viene del verbo “secare”, que significa seccionar o cortar. Sexo es pues, cada parte en las que un todo se divide: cada sección o sector. Biológicamente, la humanidad tiene dos secciones (dos sexos) pero esa diferencia biológica pasó a ser una diferencia social significativa hace 5 mil años.

 

A lo largo de la historia y hasta hoy,  la sociedad se ha organizado para el control y represión de los deseos y de la sexualidad. Esta sociedad capitalista y patriarcal necesita controlar y castigar la sexualidad para sostenerse.

 

La base material de esta opresión, es la división sexual del trabajo y su contracara, la propiedad privada. Para pensar la revolución y para vivenciar una sociedad libre hay una necesidad de primer orden: debatir la sexualidad y destruir el heterocisexismo. Debemos entender la lucha por la diversidad sexual como una faceta de la lucha contra el patriarcado, inseparable de ella, y por lo mismo, parte de la lucha contra el capitalismo.

 

¿Cual es el papel de la división sexual del trabajo, reforzada por la propiedad privada?

 

La división sexual del trabajo consiste en que a las mujeres se les recluye en el trabajo reproductivo (la producción de gente, que incluye: el trabajo doméstico, cuidar de niños, ancianos y enfermos) y los hombres van al trabajo productivo (producción de cosas, mercancías para conseguir dinero). Pero esa relación no es armónica y pacífica, mucho menos natural: la apropiación del trabajo de las mujeres queda en los hombres, quienes son dueños del producto de trabajo, los hijos, y los medios de producción. Por eso no es posible hablar de división social del trabajo sin hablar de propiedad privada. En las sociedades antiguas, que eran sociedades de escasez, mujeres y hombres compartían la propiedad del trabajo y las decisiones, incluso, más antiguamente tenían una complexión física mucho más similar y las mujeres tenían un lugar de consideración. Entre hace 5 mil a 3500 años, paralelo a la aparición del Estado y la propiedad privada, va apareciendo la familia monogámica patriarcal, donde se consolida la opresión de las mujeres por los hombres, las mujeres pierden posibilidad de organizar su propia sexualidad y cambia la manera en que ellas se relacionan con su cuerpo. Se “rompe” la casa común en varias casas particulares para cada hombre y mujer en la casa de cada marido. Las mujeres son relegadas al campo de la reproducción, al trabajo doméstico y cuidado de la prole, y por eso son atomizadas políticamente, mientras los hombres se apropian de las decisiones colectivas y crean instituciones para ello: el Estado nace siendo patriarcal. Se construye una serie de nuevos valores morales, estéticos y políticos asociados a lo que significa “ser mujer” y “ser hombre”, que se refleja incluso en el cambio de las religiones con deidades femeninas y politeístas, a deidades masculinas y monoteístas, y las familias pasan de ser matrilineales (vínculos sanguíneos) a ser patrilineales (línea de herencia y propiedad privada). Nace la primera división de clases sociales de la historia, desde la que se construyeron las posteriores.

 

  1. a) Concreción de la opresión patriarcal: control de cuerpo, sexualidad y producto del trabajo:

 

A lo largo de este tiempo, se crean instituciones para defender la división sexual del trabajo y con ello los privilegios masculinos a decidir sobre la prole, sobre el trabajo ajeno y  sobre el cuerpo ajeno. Para mantener tal división, el patriarcado controla la sexualidad sobre la base del heterocisexismo y la masculinidad hegemónica con la obligatoriedad legal – moral de relaciones heteronormativas, monogámicas y eternas.

 

Con ello ciñen la sexualidad a la reproducción, se castiga el placer, y se le enfocar al abasto de mano de obra, persiguiendo cualquier otra forma de sexualidad por fuera de eso. La diversidad sexual es reprimida, ridiculizada y marginada, sufriendo el absurdo. Pero no solo se persigue la diversidad sexual, sino también la masturbación y hasta la sexualidad femenina heterosexual,  tratándola como a una enfermedad de histeria o ninfomanía.

 

El heterocisexismo organiza la orientación sexual y la identidad de género, que son 2 cosas bien diferentes e independientes una de la otra.

 

Orientación sexual: es nuestro afecto o deseo, puede ser orientada a hombres o mujeres.

Identidad de género: asumirse hombre o mujer.

 

La Identidad de género sólo se considera legítima si se da la combinación: genitalia vulva- identidad mujer, y genitalia fálica- identidad hombre. Cuando hay tal correspondencia se les llama Cis género (cis, del latín:” de este lado”) cuando no hay tal correspondencia, se les llama Trans (trans: del latín: “del otro lado”).

 

Si nuestra orientación es hacia el género distinto al nuestro, somos hetero sexuales. (del griego ἕτερος: jéteros: otro)

Si nuestra orientación sexual es hacia nuestro mismo género, somos homosexuales (del griego antiguo: ὁμός: omos: mismo).

Si nuestra orientación es hacia ambos géneros, somos bisexuales.

 

El Heterocisexismo establece un patrón de heterosexualidad y de cis género. Si naces con vulva, debes asumir el trabajo doméstico y te deben gustar los hombres. Si naces con pene, debes asumir el trabajo productivo y te deben gustar las mujeres. Todo fuera de ese contexto será castigado. A las mujeres y hombres se les asignan roles para cumplir y la desobediencia se castiga con desde la humillación hasta el asesinato (feminicidio y LGBTcidio, de los que hablaremos más delante).  Desglosaremos en siete identidades la diversidad sexual por fuera del patrón hetero-cis:

 

  1. Homosexuales mujeres, o Lesbianas
  2. Homosexuales hombres
  3. Bisexuales mujeres
  4. Bisexuales hombres,
  5. Travestis: viste ropas del otro sexo, sin asumir esa otra identidad de género.
  6. Transgénero: Tiene identidad de género distinto al asignado por sus genitales.
  7. Transexuales: Tiene identidad de género distinto al asignado por sus genitales, y modifica las características sexuales externas de su cuerpo (mediante hormonas, cirugía u otros medios) para ser socialmente percibida y aceptada como una persona de ese género.

 

A estas categorías a veces se agregan les hermafroditas, o intersexuales, grupo de personas que por diferentes síndromes tienen órganos reproductivos asociados a los dos sexos: macho y hembra, y constituyen de manera natural, cerca del 1% de la población, pero socialmente aparecen como personas hetero-cis, o  con alguna de las identidades LGBT anteriores.

 

Hay quienes agregan a las siglas LGBT, las siglas QQAPO, (en inglés: Queer, Questionable, Asexuals, Poliamory, Omnisexual – o en español “Raritos”, cuestionables [pederastia o zoofilia], asexuales, poliamorosos, omnisexuales). Aunque abierto a debate, aquí no consideraremos esas categorías porque como vimos, las identidades sexuales las determinan más que los hábitos de cama. Esa perspectiva relativiza demasiado, sin criticar la división sexual del trabajo, perdiendo por eso la base de producción material de la sociedad que margina esas identidades sexuales. Es una corriente teórica que suele quedarse aislada del resto de movimientos antipatriarcales y anticapitalistas, como un tema del arte y academia, por quedarse en lo simbólico-estético de lo que es ser hombre-mujer.

 

PAUSA

Ejercicios para repasar:

  • Pregunta ¿Cuál es mi identidad si tengo vulva, identidad de hombre y  me gustan las mujeres? Respuesta: Soy hombre, heterosexual, y quiero ser tratado como tal.
  • Pero tiene clitoris!

Respuesta bis: Si, y no necesito remediar o aparentar una genitalia fálica, puesto que mis genitales son masculinos porque Soy Hombre. Es decir, tengo clítoris de hombre, vulva de hombre. Sí, es posible.

  • Pregunta Si usted es un hombre-heterosexual, y le gusta una chica trans o intersexual, es usted gay? Respuesta: Tranquilo. Usted sigue siendo hetero, porque la chica le gustó por ser chica.

 

  • Pregunta: ¿Pero mujeres y hombres tenemos capacidades y aptitudes distintas sin que signifique inferioridad o superioridad, cierto? Respuesta:  El único trabajo que los hombres pueden hacer y las mujeres no, es ser donadores de semen. Y los únicos trabajos que las mujeres pueden hacer que los hombres no, es incubar otra persona en su vientre y amamantar.

 

  • Pregunta: El capitalismo se organiza en el estado-nación, ¿donde se organiza el patriarcado? Respuesta: Además del Estado mismo (que en América Latina es heredero de la Iglesia católica), en la familia principalmente, por eso aparece tan difuminado en la sociedad. Por eso es tan importante reformarla.

 

  • Pregunta ¿Cuantas pelucas y labiales se necesitan para dinamitar el patriarcado? Respuesta: Ninguna, porque el patriarcado son relaciones sociales. Pero ayudan 😉

 

El día que desaparezca la división sexual del trabajo, desaparecerán las identidades LGBT, pues socialmente será indiferente nacer XX o XY. Tan indiferente como nacer zurda o diestra. La esfera de la producción de mercancías no estará en contradicción y sometiendo a la esfera de la reproducción, la producción de gente.

 

Para reprimir a las diferentes identidades más allá del heteronormativismo y sostener tal patrón de sexualidad, la respuesta del patriarcado es múltiple: la Homofobia, la Lesbofobia, la Transfobia y la Bifobia. Debemos desglosarlo así para su abordaje práctico, porque hay especificidades, pues es muy distinta la discriminación, en intensidad y tipo, a las lesbianas que a un hombre gay, por ejemplo. La discriminación jurídica, laboral o en el sistema de salud suele ser más fuerte contra las mujeres y contra les trans, y una puede encontrarse con homosexuales transfóbicos.

 

A lo largo de la historia, en diferentes sociedades, el heteronormativismo se implantó con tres hechos para disciplinar toda aquella expresión que se desviaba del patrón heterocisexista: Pecado, Crimen y Enfermedad.

 

El heteronormativismo se expresa, por ejemplo, en la violencia contra hombres que se aman. A las mujeres se les puede tolerar amarse por ser objeto de deseo masculino, pero no se les disculpará no querer nada con los hombres. Sin embargo, ¿no se expresa también el heterocisexismo en los ataques a las mujeres que luchan y han luchado por derechos iguales a los de los hombres? Al exigir derecho al sufragio y participación política, a la propiedad, a salarios iguales, a educación y al control de su sexualidad, ¿no se les atacó y ataca reprochándoles que tendrían que estar la casa, en vez de quererse comportar “como hombres”?

 

El cuestionamiento del heterocisexismo es en nuestras organizaciones aquí y ahora, por lo que requerimos una autocrítica personal y colectiva: basta de roles de género, basta de “bromas” que reproducen la discriminación. Debemos, además, tener métodos para lidiar con las violencias patriarcales que nos encontremos.

 

Pero el movimiento de diversidad sexual sin perspectiva de lucha de clases, apenas estará en la dimensión simbólica-cultural. Y no se da ni restringe a eso: está en la base de la organización de la sociedad, en el patriarcado y en el capitalismo.

 

2. Importancia histórica y experiencias organizativas de luchas LGBT en América Latina y a nivel nacional

De la historia de la diversidad sexual hay poco escrito, mucho menos de diversidad sexual en mujeres y aún menos en negros o indígenas pero es importante conocer algunos datos para tener un panorama y entender la proyección del movimiento. Antes, debemos entender que los avances y retrocesos en este tema van de la mano con el conjunto de la lucha de clases y el movimiento feminista: En Rusia con la revolución, se lograron avances pero después la homosexualidad fue tachada como desvío burgués por Stalin, y perseguida. En la Alemania prenazi, la Socialdemocracia intentó descriminalizar la homosexualidad pero en la Segunda Guerra Mundial los homosexuales fueron marcados en el exterminio de los campos de concentración con un triángulo rosa. Los avances LGBT en Inglaterra de inicios del tatcherismo fueron de la mano con las resistencias sindicales. Y el retroceso siguiente y oenegización se dió en el apogeo del neoliberalismo.

 

Para revisar cómo ha sido la historia de la lucha de la diversidad sexual en América Latina y en nuestro país, permítasenos iniciar con una larga cita de Eduardo Galeano:

 

“En 1513, Vasco Núñez de Balboa había arrojado a cincuenta indios a las bocas de los perros que los destriparon, ‘porque para ser mujeres sólo les faltan tetas y parir’. En  muchos lugares de América, la homosexualidad era libre hasta que irrumpieron los invasores. Aquella noche de 1513, Balboa inauguró en estas tierras el castigo del nefando pecado de la sodomía.

 

Eran los tiempos de la Santa Inquisición. Tiempos de nunca acabar. En España, la Inquisición duró tres siglos y medio. La herejía de la diversidad, en todas sus formas, fue condenada a suplicio o muerte en varios lugares de Europa y de América. Muchos homosexuales, hombres y mujeres, fueron quemados vivos. La hoguera los redujo a cenizas ‘para que de ellos no haya memoria’. Una época superada, se supone. Pero el humo llama.”

 

Fue Fray Bartolomé de las Casas quien describió, en 1550, esos horrores narrados. Siendo aproximadamente la décima parte de la sociedad, con seguridad la comunidad LGBT ha estado presente en cada batalla por la liberación de nuestro país y de América latina. Pero empezaremos donde hay registros, en el Movimiento social LGBT a inicios del siglo XX y en el siglo XIX.

 

Cabe destacar que la represión de la sexualidad y la división sexual del trabajo se fue profundizando e instalando cada vez más desde la iglesia, aún después de la independencia, con la  el matrimonio y la herencia y la educación religiosa. Porque como vimos, esa división sexual del trabajo es la base para despegar el desarrollo del capitalismo y abrir un mercado de trabajo (no puedes organizar el trabajo productivo en fábricas independiente del trabajo reproductivo en las casas sin disciplinar antes la población en sus roles y robar sus medios de producción), por lo que suponemos que la vieron peor la comunidad LGBT del siglo XIX que la del siglo XVI, que en varios lugares estaba aún arropada por usos y costumbres comunitarios.

 

El primer evento que se habla, fue en noviembre de 1901, el Baile de los 41, donde se dio una represión a una fiesta de gays y travestis, donde estaba incluso el yerno de Porfirio Díaz.  Desde el siglo XIX, y la primera mitad del XX, la resistencia era muy rastrera y se orientaba a descriminalizar la diversidad sexual. Periodo que se extiende hasta después de la segunda guerra mundial. En la década de los 60´s , el momento favoreció por múltiples factores la organización LGBT. Era el contexto de la revolución sexual paralela al surgimiento del movimiento feminista de la segunda ola, correspondiente a la resistencia de las mujeres a ser relegadas de nuevo a la esfera de lo doméstico tras haberse ocupado de las fábricas durante la segunda guerra mundial, demandaban derechos reproductivos, entre otras cosas.  En EU, la revuelta de StoneWall fue una gota que derramó el vaso y marcó un parteaguas,  tras una agresión de la policia en un bar, se organiza una contestación y la escalada lleva a hacer la primera marcha del orgullo gay. En América Latina, esa revuelta influenció bastante, y surgen post-stonewall varios grupos.

 

A nivel latinoamérica, en Argentina, la organización Nuestro mundo, Frente de Liberación Homosexual en Argentina surge en 1971. En México, el movimiento desde una perspectiva de izquierda nace en 1978 con el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (nombre tomado de una organización francesa), donde coinciden Nancy Cárdenas, Carlos Monsiváis y Luis González de Alba, quienes también escribieron el primer Manifiesto en Defensa de los Homosexuales en 1975, que se pronunciaba contra la persecusión policial. La lucha entonces fue contra la medicalización de la homosexualidad, que con bases “científicas” había sido catalogada como enfermedad, y la persecución, tortura y confinamiento se disfrazaban de tratamientos anti-gay.

 

Fue hasta junio de 1979 que se da la primera manifestación de orgullo homosexual en México. De este periodo hay Figuras notables como Luis Zapata o Salvador Novo. En los años 80 hubo varios movimientos pero el surgimiento de SIDA dio un revés. Conocida como la “peste gay” causó la muerte de muerte de activistas y personalidades, el movimiento gay pasa a institucionalizarse y se distancia de su carácter contestatario hacia lo ONGes, de sector tramitador de servicios, que sin embargo ha logrado avances positivos.

 

Hasta ahora, el nombre de las organizaciones y sus programas de lucha son de influencia europea y estadounidense, más tenemos una tradición indígena que debemos conocer y retomar, de otro modo de asumir la diversidad con respeto y hasta consideración especial:  los muxes zapotecos, los nadleeh navajos, o les “dos espíritus” en varias naciones de aridoamérica, entre los mayas, etc.

 

 

Homofobia y  fascismo

 

El fascismo latinoamericano, tan sui géneris por ser de la periferia del mundo capitalista,  se unificaba antes en el anticomunismo pero ahora sin ese pretexto parece encontrar por lo pronto en la homofobia y en el machismo, un articulador para forjarse un movimiento de masas. Hay grupos organizados en México como el Frente Nacional por la Familia, o en Brasil Orgulho Hetero.  No es broma: en el plebiscito de octubre de 2016 en Colombia prefirieron continuar la guerra por el miedo a los homosexuales. Varios análisis ubican la sorpresiva derrota del SÍ a lo acuerdos de Paz, con una rápida y eficaz campaña de la derecha, principalmente evangélica, contra los acuerdos con las FARC porque estos contenían “Ideología de género” y querían adoctrinar en el “homosexualismo” a la tierna infancia, el mismo estribillo del Frente Nacional por la Familia. En el congreso brasilero se habla de “Hetero-fobia”. Vaya a saber lo qué es eso, pero sirve para defender el derecho a la discriminación.

 

Los mochos también marchan y se organizan. No es menor la cantidad de gente que el “Frente Nacional por la Familia”, con la convocatoria del alto clero católico y apoyo de empresas como la Bimbo, movilizó el 10 de septiembre de 2016 a nivel nacional cerca de 250 mil personas, y el 24 de septiembre, acompañados ya de grupúsculos abiertamente fascistas. Aunque el Vaticano, con el papa Francisco tiene una línea de respeto a la diversidad sexual, el clero mexicano se rebela y  aprovechaba que en el momento ni siquiera había prelado que los reprendiera (embajador del Vaticano).

 

Cuando el FNF dice que no están en contra de que los gays hagan lo que quieran en su casa pero que nos quedemos ahí, algo tienen de razón: el potencial de la diversidad sexual para interpelar y cambiar las relaciones sociales de explotación es más grande de lo que se concede hoy.

 

Consignas hoy:  matrimonio igualitario y  las familias en México

“En el mundo heterosexual, el matrimonio es

una institución en decadencia… El matrimonio va en picada.

¿Para qué subirse entonces a un avión que está por estrellarse?”… LGA

¿Matrimonio Igualitario? El matrimonio nunca ha sido una institución igualitaria y la familia históricamente ha sido diversa; ¿Desde cuando necesitamos el permiso y el reconocimiento del Estado Criminal para hacer comunidad? Incluso las personas homosexuales ya pueden adoptar estando solteras. Entonces…

 

¿Para qué es importante el reconocimiento del matrimonio igualitario?

 

En México habemos al menos, 12 millones de lesbianas, gays, bisexuales o trans, a quienes esa reforma al matrimonio nos pondrá en condiciones de acceder a derechos de acceso a servicios de salud, a heredar, a recibir pensión por muerte o divorcio, además de combatir la idea de que la diversidad sexual es una enfermedad o un crimen. Recordemos que solo tras Brasil, somos el lugar del mundo donde hay más asesinatos de personas LGBT.

 

¿De que se trata? Hace más de un año la Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidó el artículo 19 de la Ley Regulatoria de Sociedades Civiles de Campeche, que negaba a las parejas del mismo sexo la adopción. De acuerdo con la jurisprudencia publicada en el Semanario Judicial de la Federación el viernes 23 de septiembre, en la adopción “el interés superior del  menor de edad se basa en la idoneidad de los adoptantes, dentro de la cual son irrelevantes el tipo de familia al que aquél será integrado, así como la orientación sexual o el estado civil de éstos”. En la jurisprudencia destacada: “El punto fundamental a considerar en una adopción es el interés superior del niño, niña o adolescente, con la intención de que éste forme o se integre en una familia en la cual reciba afecto, cuidados, educación y condiciones adecuadas para su desarrollo, derechos todos inherentes a su persona.

 

Sorprende que sea el PRI quien metió esa iniciativa, lo que según se dice fue una de las razones por las que perdieron tantas gubernaturas en las elecciones de junio de 2016. Posibilidades: quisieron homologar con las reformas en EU de fines del año pasado o querer limpiar su cara con los derechos humanos en medio de una crisis política y del peor desprestigio.

 

Las familias en México

Debemos aprender a no diferenciar entre mis hijos y tus hijos,

debemos recordar que solo existen Nuestros hijos

  • Alexandra Kollontai, revolucionaria rusa.

Las familias en este país son diversas ya. La migración masiva y años de violencia de Estado y violencia patriarcal las han desgarrado:  Hay 5 millones de madres solteras de los 25 millones de familias totales, ( llegan hasta 8.2 millones  contando divorciadas, viudas o separadas) y una cantidad imprecisa de huérfanos: 30 mil niños en el sistema DIF y los matrimonios heteros no los adoptan, pero habría 412 mil niños sin cuidado parental (según Aldeas Infantiles SOS) y hasta 1.6 millones de huérfanos (UNICEF citado en Milenio), gran parte de los cuales están creciendo solos en las calles. El único problema que puede tener un infante al ser criado por un matrimonio homosexual, es enfrentarse al prejuicio de los homofobicos.

3. Desafíos para la construcción de la diversidad sexual y militancia en perspectiva anticapitalista.

El arcoiris ahora debe ser más rojo … y mas violeta.

 

El debate sobre las familias y la de reproducción apenas inició con esta medida, como todo movimiento burgués, tiene su límite histórico, y el establecer la institución del matrimonio  era su horizonte de lucha, no plantearán nada más radical para combatir el heterocisnormativismo y otros pilares del patriarcado, como la masculinidad hegemónica o cuestionar la obligatoriedad legal moral de relaciones heteronormativas, monogámicas y eternas.

Nos toca a los movimientos populares recuperar la potencia que el movimiento por la diversidad sexual perdió hace más de 30 años cuando se daba la revolución (y contrarrevolución) sexual , que se liga de manera natural con las luchas feministas, y con las luchas de las demás clases oprimidas: debemos adelantar una propuesta de movimiento por la diversidad más feminista y más socialista: por algo, la bandera de la diversidad tiene las orillas Violeta y Roja.

¿Cómo rescatamos el carácter popular del movimiento LGBT, que hoy parece “descafeinado”? No se puede culpar de ello sólo al movimiento Gay: además de la reiterada discriminación en organizaciones de izquierda, los 90 fueron años del neoliberalismo rampante, que impactó a todas las luchas,  de todo el continente en ese periodo. Movimientos radicales se transformaron en ONG, pero aunque hubo avance del conservadurismo también fueron años de conquistas: matrimonio civil, legalizacion del proceso de transexualizacion, leyes para derechos reproductivos.

 

Ahora, llegamos a 3 grandes desafíos para construir una pauta liberadora:

 

  1. a) Formación sobre el papel de la Diversidad Sexual y lucha de género en la lucha de clases. En todas nuestras instancias el análisis del heterocisexismo y las demás bases del patriarcado debe estar junto con la economía política, para el estudio de nuestra sociedad.
  2. b)  Potencializar organización LGBT en nuestras organizaciones de izquierda, sean colectivos, frentes, partidos.
  3. c)  Traducir en bandera de lucha la opresión y contradicciones que viven los sujetos LGBT para potencializar el movimiento. No basta reconocer la contradicción, ¿Como desatamos la lucha concreta trasformadora revolucionaria, bolivariana, desde el sufrimiento? ¿Como salimos del closet para irnos a la calle?

 

Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”  Rosa Luxemburg

 

¡Las Trans, Las bi, Lesbiana y Maricón, todas bien organizadas para la Revolución!

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter